Por estos días, el trabajo remoto es un salvavidas

En un mundo que parece mar revuelto, el trabajo remoto es un bote con motor.

Hace un año, cuando todos los planes se fueron volando, a esta viajera le tocó colgar la mochila. Puse ancla allí donde quedé varada y establecí habitación propia con vistas al Caribe, preocupándome únicamente de encontrar buena conexión a internet.

Estoy segura que si no fuera por el trabajo online y la experiencia de cinco años de vivir viajando, esta historia no la estaría contando.

¿Inestabilidad qué?

Quizás eso le diría (si fuese más orgullosa) a todxs quienes alguna vez se preocuparon por mi decisión de haber renunciado a la oficina para ir tras el sueño de vivir viajando; pero en esa fui rápido aprendiendo que la vida da demasiadas vueltas.

Es así como tal decisión resultó siendo clave para afrontar la tormenta 2020. Cinco años de ruta me enseñaron estrategias de supervivencia para la incertidumbre, mientras que el trabajo remoto es la razón por la cual hoy puedo vivir donde quiero, como quiero.

En los cuatro años en los que moví mi oficina a través de tres continentes no lo hice siendo millonaria; jamás lo he sido ni pretendo llegar a ello. Simplemente me ocupé de construirme la vida que deseo.

Una donde el lujo no es material, sino un asunto de libertad.

Lo que sobra se comparte

Si me lees hace un tiempo sabrás que la libertad es mi leit motiv, mientras que mi línea editorial va por mostrar cuán realmente alcanzable esta es si unx se atreve a salir a buscarla.

En el viaje lo que sobra no se guarda, sino que se comparte. En el caso de una que viaja sola, andar ligera siempre será la mejor idea.

Itaúnas, Brasil.

Lo que quiero presentarte hoy es la llevada a tierra de algo que vengo maquinando hace mucho rato, pues aunque vaya mi nombre en el dominio nunca he querido que este espacio me sirva sólo a mí, sino que sea útil también para quienes a él llegan. 

Con este post inauguro una nueva sección en mi blog dedicada a ayudarte a ti, que me lees, a conseguir un trabajo remoto. Si ya lo tienes, la variedad de recursos que estoy recopilando para ayudarte a mantenerlo, disfrutarlo y sacarle el jugo, seguro te servirán de mucho.

Al final, sin embargo, lo que más me gustaría dejarte es una ruta hacia una vida que no dependa de CVs estelares.

Dime si no es ese un sueño por el que vale la pena trabajar.

Si ya estás suscritx a mi lista de correos, habrás recibido un código con el cual acceder a la Sección de Recursos Exclusivos, donde te espera una lista actualizada de ofertas de trabajo remoto que voy recopilando quincenalmente.

Apuntarte a mi newsletter y seguirme en las redes sociales es la mejor manera de estar al tanto con todo el contenido que desde hoy estaré compartiendo: desde cómo adaptar tu currículo a una búsqueda de trabajo remoto, hasta tips de organización, entrevistas con otrxs trabajadorxs remotos y nómadas digitales y más. 

Un breve disclaimer

Esta página no tiene, ni tendrá contenido publicitario. Nadie lucra de estos recursos ni estoy relacionada de ninguna manera con las ofertas de trabajo remoto que publico.

Así mismo, tus datos te pertenecen a ti, los utilizaré sólo para aquello a lo que me has autorizado.

El contenido de esta web es hecho por mí y nadie más, a no ser que indique lo contrario.

Si lo aprecias y quieres apoyarme a continuar con ello, puedes seguirme en redes, compartiendo el contenido que hago público o, si te sientes aún más generoso, con un aporte voluntario a través de Buy Me A Coffee.

Espero te animes a acompañarme en este viaje, pues es un gran gusto para mí invitarte.

ESCRIBE UN MENSAJE

Su dirección de correo no se hará público.