¿Quiénes son los (femi)”nazis”?

Está tan de moda reírse de las “feminazis”. Todas hipersensibles, rabiosas, en sus días, arruinándonos la diversión. ¡Ya ni se puede hacer un chiste porque hasta de eso se ofenden!.

Según hombres e “igualistas” están hasta debajo de las piedras, aunque personalmente todavía no he conocido a la primera, sin embargo, se comenta tanto sobre ellas que surge la pregunta ¿Quiénes son los (femi)”nazis”?

El término viene de mezclar feminismo con nazi, entonces, si los definimos por separado sería, según la RAE, lo siguiente:

Feminismo:

(Del lat. femĭna, mujer, hembra, e -ismo).
1. m. Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres.
2. m. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.

Nazi:

(Del al. Nazi, y este acort. de Nationalsozialist, nacionalsocialista).
1. adj. Perteneciente o relativo al nacionalsocialismo.
2. adj. Partidario del nacionalsocialismo. U. t. c. s.

Nacionalsocialismo:

(Del al. Nationalsozialismus).
1. m. Movimiento político y social del Tercer Reich alemán, de carácter pangermanista, fascista y antisemita.

humor,machista,feminazi,viñeta,encima,ayudar,farola,morir,humor,caer
Los nazis originales todos sabemos quiénes son y quiénes fueron. Conocemos bien todas sus atrocidades y lo mucho que les gustaba censurar, reducir y eventualmente eliminar a los otros, los inferiores, aquellos que no eran como ellos.

Los feministas, a su vez, como bien dice la RAE, son personas a favor de la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. Nótese como resalto la palabra “igualdad”.

A muchos de los detractores del feminismo, precisamente los mismos que usan y abusan de la palabra “feminazi” les encanta decir que la igualdad de género ya existe y por tanto la lucha feminista no tiene sentido.

A mí no me vengan con esas cuando 71% de nosotras hemos tenido una experiencia de acoso callejero que consideramos traumática. La igualdad de género no está por ninguna parte cuando a nosotras se nos exige ser madres y a ellos empresarios exitosos. Cuéntenme, “igualitarios” ¿Cuántos artículos han clickeado ustedes en los que alguien se dedica a rankear y fotografiar sin permiso culos masculinos en shorts? ¿Cuántos hombres son asesinados al año por sus parejas? ¿Cuántos hombres conocen que vivan sus vidas con un miedo real a la posibilidad de ser violados?. Espero sus respuestas en los comentarios, gracias.

Y ni hablar del que viene con la excusa de que entonces el feminismo debería llamarse “igualitarismo” o algo por el estilo cuando aún nadie se atreve a decirle lo mismo a los pueblos originarios o a los movimientos anti-racismo.

Esa igualdad que tanto les gusta dar por hecha yo, como mujer, no la veo, y por eso me siento a escribir estos párrafos quejándome respecto a los que disfrutan de llamarme a mí y a todas las demás “feminazis”, simplemente porque nos atrevimos a decir que la manera en la que el mundo nos trata está mal y debe cambiar.

Díganme, si los nazis eran los opresores ¿Cómo es que nos ganamos nosotras, las históricamente oprimidas, tal denominación?.

No pasa un día en el que no nos manden a avergonzarnos, esconder y limitar quienes somos en verdad. Ni siquiera la menstruación, algo con lo que 50% de la población mundial tiene que lidiar durante la gran mayoría de su vida, es vista como natural sino como un asco, una vergüenza, algo que se tiene que esconder.

Ten hijos. Sé guapa, no, tampoco tanto. Habla bonito. Sé amable. Pórtate bien. Cuida la casa. No digas que no. No digas que sí. Abre las piernas, no, ciérralas, te estás pasando. Trabaja en lo que yo te digo. Vístete como dama. Tápate. Destápate. Déjame verte mejor. No salgas sola. No provoques. Si te pasó algo fue porque te lo buscaste…

Redúcete, escóndete, avergüénzate, resígnate. Muérete.

Es lo que nos han exigido siempre y continúan exigiéndonos hoy día.

Cállate, feminazi. Cálmate, feminazi. No seas tan cuática, feminazi. ¿Por qué tan sensible, feminazi? Vete al rincón, feminazi. Lo que dices no es cierto, feminazi.

Así nos callan, así nos reducen, así nos esconden y así nos eliminan. Díganme entonces ¿Quiénes son los verdaderos “nazis” aquí?.

ESCRIBE UN MENSAJE

Su dirección de correo no se hará público.