“Siempre quise, pero…”

Siempre quise bañarme en un río de agua helada

“Que aventura… Siempre quise mochilear pero nunca pude”.

Esa frase la escuché hace más de un mes y desde entonces no me para de dar vueltas cada cierto tiempo. Se la oí decir a una mujer de unos treinta y tantos años, lo comentaba a su acompañante con una mirada nostálgica, viendo hacia un grupo de chicos en el que dos recién llegados contaban entre risas lo mucho que les había costado subir a dedo desde Radal hasta Puerto Inglés en el Parque Nacional 7 Tazas.

Me pregunto qué habrá sido aquello que nunca le dejó hacer eso que siempre quiso. Me pregunto cuál habrá sido su excusa al tiempo que pienso en todas las que yo alguna vez me puse.

IMG-20170211-WA0015

Siempre quise hacer dedo por largas distancias y que me llevara un camionero

Desde que tengo memoria quise viajar por el mundo. Es mi sueño más recurrente, grande y antiguo. Siempre quise viajar a tiempo completo, pero no fue hasta hace muy poco que de verdad lo vi factible. En teoría, me tardé tanto porque no podía hacerlo antes y mi lista de excusas pasa por cada una de las etapas de mi vida: Cuando vivía con mis papás no trabajaba, cuando empecé a trabajar era muy caro mochilear por/desde Venezuela, cuando me fui de Venezuela tenía que pagar cuentas para poder mantener mi vida de independiente, cuando ya no estaba tan apretada con las cuentas el trabajo no me daba el tiempo y así puedo seguir.

DSC_3779

Siempre quise viajar en tren

Estas excusas no son solo mías sino compartidas con muchos otros. He escuchado variaciones de ellas saliendo de las bocas de montones de amigos, conocidos, familiares y casi cualquiera que se asombra al escuchar mis historias o las de otros viajeros. Todos quisieran hacerlo pero ninguno puede.

No es trabajo mío juzgar la veracidad de estas excusas ni mucho menos la manera en la que cada quien decide vivir su vida. Estoy buscando todas las maneras posibles de evitar hacerlo mientras escribo estas líneas, mas tampoco puedo dejar de pensar en cuántas de estas justificaciones para hacer eso que supuestamente siempre quisieron hacer estas personas (sea viajar, mochilear, o cualquier otro sueño que uno tenga) no son más bien miedo y conformidad. En mi caso, todas lo eran.

DSC_3530

Siempre quise pedalear largas distancias en bicicleta

Durante años tuve miedo a viajar sola. Luego le tuve miedo a viajar con poca plata, un imposible, pensaba. Una vez que vencí aquello, quedaba aún la conformidad. Sí, podría haber ahorrado dinero para irme una temporada larga a mochilear, pero en vez de eso prefería gastarlo en ropa, comida, cosas… compras de las que no me arrepiento, pero que mirando hacia atrás no eran realmente necesarias.

Quizás toda esa plata que me gasté en conciertos en los últimos años valió la pena, y me alegro de haberla gastado, pero también habría estado bueno tomar esos 20 mil pesos que a veces pagaba en la entrada para ver a una banda de la que solo me había gustado un disco y meterlos en una alcancía para los viajes. Quizás así no me habría tardado tanto en ver mis más grandes sueños haciéndose realidad.

Hay que ganarle al miedo escénico

A post shared by Mavi Parra (@mavicomeflor) on

Siempre quise cantar y aprender a tocar un instrumento musical

El día que me di cuenta que estaba cansada de vivir a través de las experiencias de otros, el día que decidí pasar de un “wow, me encantaría hacer eso” a verdaderamente hacerlo, me empecé a percatar también de lo realmente posible que es lograrlo.

Escribo esto desde una terraza soleada en Pucón, al sur de Chile, viendo hacia las verdes montañas de la reserva Huerquehue, donde hace unos días vi por primera vez a las impresionantes araucarias y una selva como ninguna otra que haya conocido antes y pienso en todas las excusas que alguna vez me puse, todas las razones por las cuales postergué o dejé de hacer miles de cosas que quería hacer y pienso en que menos mal me percaté a tiempo del poder que tiene uno mismo para armarse su vida a su pinta.

Ojalá que de aquí a que se me acabe el tiempo en este planeta no quede ningún “siempre quise, pero” en mi historia.

Ojalá en la tuya tampoco.