La Historia Única, los Peligros que nos Oculta

Estamos compuestos de historias. 

Las que nos contamos a nosotrxs mismxs. Las que pasamos de generación en generación. Las personales, las colectivas. 

Ellas dan forma a nuestras percepciones, la manera en la que vemos el mundo y quienes lo habitan. 

El problema está en que algunxs nos quieren hacer creer que la historia es una sola.  

Tomemos, por ejemplo, la pandemia.

Durante más de un año los medios nos han contado que el mundo entero vive en emergencia. 

Me lo creería, igual que todxs, si no fuera porque en ese año he vivido en un lugar donde los casos de Covid se cuentan con las manos, y si bien se aplica el autocuidado entre los más vulnerables, la mascarilla nunca ha sido obligatoria. 

Así como mi pequeña burbuja ¿Cuántas más existirán? 

En un radio de 80kms de donde me encuentro puedo contar al menos 9. 

Pero claro, hablamos de entornos rurales. 

En la historia única de los medios hegemónicos el entorno rural existe sólo en titulares tan ocasionales como impersonales. Quienes los habitan son tan poco importantes que ni siquiera tienen nombre, son tan solo campesinxs, pescadorxs, indígenas, pobladorxs, desplazadxs…

Unx creería que el campo no importa, si no fuera porque en él se producen los alimentos que en la ciudad tanto demandan.

Unx creería que lxs indígenas y campesinxs son incivilizadxs que se oponen al desarrollo; si no fuera porque gracias a la protección que hacen de sus territorios aún tenemos biodiversidad para admirar – aunque sea solamente en las vacaciones.

El problema con la historia única es que borra la oportunidad de contar muchas otras. 

Nos habla de lugares en medio de la nada, donde no pasa nada. 

Sitios que no importan pues en él solo hay ríos, los cuales pueden ser más útiles alimentando de electricidad a una gran ciudad. 

Montañas que no sirven para nada, pero cuyo subsuelo podría servir para mucho: Muchos computadores, muchos circuitos y aparatos muy importantes para la vida urbana.

La historia única narra un mundo único, en el que todxs somos iguales, vivimos igual y queremos lo mismo. 

La historia única borra la diversidad de realidades. Nos mete a todxs en un mismo pote. 

Así, se hace mucho más fácil borrar aquello que no sirve. Eliminarlo sin protestas, pues a quién le importa aquello que no existe, que no tiene historia.

ESCRIBE UN MENSAJE

Su dirección de correo no se hará público.