Universos Alternos

Hace un año vivo en un universo paralelo. 

Llegué al Caribe por dos semanas y tocó quedarse. Ya pasaron 12 meses y por lo que veo, se vienen otros.

Algunxs le dirán suerte, para mí es solo privilegio. Llamar hogar a esta costa con tal nivel de gusto es precisamente eso. 

Rico venir de vacaciones pero no cualquiera tiene el cuero para quedarse. 

No es cosa sencilla vivir tan apartado del sistema.

En mi universo paralelo, Covid es una de tantas emergencias. En el corazón del mundo abunda todo, hasta las tragedias.

Si no hay PCRs tampoco puede haber positivos y en verdad, la crisis aquí solo es noticia si involucra gringxs o turistas.

En mi universo paralelo la mascarilla es opcional, pero siempre ha sido así respecto a todo lo que implica “normalidad” y regularidad.

Aquí, aprendo que solo puedo cuidar de mí misma y los demás en la medida que lo intento. Sí, hay vía abierta para ser libre pero ojalá todxs supieran la responsabilidad que ello implica.

Para mí, que viajo precisamente buscando realidades alternas, la estancia seudo obligatoria no es sino una gran maestra.

La experiencia que necesitaba para comprobar en la práctica si es que en verdad el mundo mejor no existe, y lo que toca es crearlo.

Quiero contarles, se los prometo. Pero toca elegir con cuidado mis palabras y solicitar mentes abiertas. 

Hay realidades tan mágicas que no se pueden describir en palabras.

Lo que sí les adelanto, es que otros mundos son posibles.

Otras vidas son vivibles.

ESCRIBE UN MENSAJE

Su dirección de correo no se hará público.