Libros de Viajes que Salen de la Norma

Si me preguntas a mí, el viaje y la lectura están íntimamente conectados. Así como soy viajera, también soy lectora, e incluso en los momentos en los que me ha tocado quedarme quieta, los libros han sido suficientes para trasladarme a donde sea. 

Como escritora de viajes me ha tocado internarme en el género y por lo mismo, también cuestionarlo. Son varios los clásicos libros de viajes que me han decepcionado por la mirada simplista de sus autores – en su mayoría hombres europeos o norteamericanos – cuyos propios sesgos culturales se traducen a su escritura.

Tal como lo detallara en este artículo para la revista Passion Passport (Inglés), ocurre que no sólo los hombres blancos occidentales viajan y, por lo mismo, no deberíamos de tomar sólo sus perspectivas como parte de nuestras listas de “mejores libros de viajes”. Para mí, una historia de migración también comprende un viaje significativo que merece ser relatado y leído. 

Total que a manera de ampliar la perspectiva escribí esta lista con mis libros de viaje preferidos.  Aquellos que se salen de la norma y nos llevan a través de recorridos que no siempre son lineales, placenteros ni bien planificados, pero ciertamente sirven para trasladarnos entre múltiples lugares y contextos. 

Vivir para Contarla; Gabriel García Márquez

Empiezo con uno que ilustra perfectamente mi punto, pues si bien no es un libro de viajes per-se, la autobiografía de García Márquez nos lleva a través de diversos puntos de Colombia, narrando la vida del autor en un contexto histórico y geográfico tan complejo como el colombiano. 

Vivir para Contarla relata los primeros 30 años de vida del escritor en su país natal, contándonos la historia de los muy diversos lugares de Colombia por los cuales viajó y vivió. Desde Aracataca, donde nació, hasta los secretos escondidos en el territorio del Chocó, en la costa Pacífica. Cómpralo aquí

Mi País Inventado; Isabel Allende

Al igual que el anterior, esta memoria de Isabel Allende viene altamente influenciada por la migración y los viajes, forzados no por placer, sino por conflictos personales y políticos. En él, Allende relata la experiencia del exilio a través de sus propios recuerdos de Chile y su cultura, utilizándolos como escenario para darle sentido a la experiencia del movimiento y el intento perenne de hacer hogar en distintos países a través del continente Americano. Cómpralo aquí

Buscando a Transwonderland, Viajes en Nigeria; Noo Saro-Wiwa

Lamentablemente no encontré una edición en español de este libro, pero aún así no puedo dejar de recomendarlo. En él, la autora Noo Saro-Wiwa vuelve a Nigeria, donde nació, con la perspectiva de alguien que ha crecido en Inglaterra y no logra adaptarse a un entorno cultural tan distinto.

El libro relata un viaje de reconciliación y entendiimento con su país natal; una relación amor-odio que se traduce en un diario de viajes reflexivo capaz de diseccionar muchos de los clichés relacionados con el país. 

Me gusta, pues entrega una perspectiva de Nigeria desde el lente de alguien que, si bien conoce su cultura y es capaz de empatizar con ella por su relación cercana a la misma, tiene la suficiente distancia como para mostrarnos una visión mucho más amplia de lo que estamos acostumbrados a ver en otros libros de viajes dedicados a este territorio. Cómpralo aquí

Diarios de Motocicleta; Ernesto “Ché” Guevara

Mucho antes de que el Ché fuera el Ché, fue un típico mochilero argentino que se aventuró a cruzar Sudamérica, primero en moto, y luego a dedo en compañía de su mejor amigo. Este libro de viajes es una compilación de sus anotaciones e impresiones, en las cuales relata no sólo los paisajes y rutas recorridos sino también las realidades sociales con las que se encuentra. 

Leyendo sus reflexiones, unx puede fácilmente darse cuenta cómo terminó siendo el famoso personaje en el que se convirtió, a medida que la emoción del recorrido poco a poco se ve opacada por el contraste directo entre las realidades latinoamericanas. Cómpralo aquí

libros de viajes - un pequeño lugar

Un Pequeño Lugar; Jamaica Kincaid

Me encanta este libro de viajes porque la autora no tiene pudor en tomar la típica actitud de un turista blanco en su tierra tropical, la pequeña isla de Antigua, denunciando claramente lo que ha supuesto la colonización y esclavitud en el territorio para el desarrollo social, económico y cultural del mismo. 

Kincaid nos muestra de manera directa por qué el turismo masivo se ha vuelto una nueva herramienta de colonización para lugares como Antigua. Ciertamente un ejemplar perfecto para empezarse a cuestionar el impacto que nuestra manera de viajar tiene por sobre el territorio que visitamos. Cómpralo aquí.

libros de viajes - persépolis

Persépolis; Marjane Satrapi

Otro libro que no es de viajes, pero da para viajar. Persépolis de Marjane Satrapi es una novela animada que relata las etapas fundamentales de vida de la autora, desde su niñez en Teherán, durante la revolución islámica, hasta su entrada a la vida adulta en Europa. 

Pongo aquí este libro gracias a la manera que tiene de darnos contexto geográfico, político y cultural en torno al Irán de su infancia, además de todo el viaje que significaron sus experiencias como migrante y adolescente en un contexto tan distinto como lo puede ser Europa. 

libros de viajes - éxodos

Éxodos; Sebastiao Salgado

Si ya llevan un tiempo leyéndome saben que además de viajera, también me defino como migrante y que para mí ambas situaciones van íntimamente conectadas. Por eso, quiero incluir aquí libros dedicados a la migración, como es el caso de Éxodos, de Sebastiao Salgado, un fotógrafo brasileño que durante 35 años documentó las experiencias de  exiliados, emigrantes y refugiados de todas partes del mundo. 

Lo encuentro un libro de viajes tremendo, puesto que no se limita a simplemente fotografiar los sujetos, sino que además entrega contexto documental y detallado respecto a las circunstancias de cada fotografía; en total 40 países de los cuales millones de personas han tenido que huir para buscar un futuro mejor. Cómpralo aquí.

libros de viajes - no somos refugiados

No Somos Refugiados; Agustin Morales

En la misma línea, quiero incluir este libro del periodista Agustin Morales, en el cual el autor viaja a través de los orígenes de crisis migratorias como las de Siria, Afganistán, Sudán del Sur o América Central. 

En él, el autor se adentra en toda clase de rutas e historias, desde las de los centroamericanos que atraviesan México para llegar hasta los Estados Unidos hasta las mujeres congolesas que huyen de los grupos armados. Una joya del periodismo que nos demuestra que sólo porque no involucren placer ni ocio alguno, estos viajes no dejan de merecer ser contados. Cómpralo aquí

Asylum; Javier de Isusi

Marina viajó desde el País Vasco hasta Barcelona, de ahí a Francia, para terminar en Venezuela. Su experiencia de exilio se une a la de otras mujeres más que huyen de la guerra, los matrimonios forzados, los feminicidios, la homofobia y la trata. 

Esta novela gráfica relata viajes sumamente crudos, motivados nada más que por la necesidad de salvar la vida y la dignidad. Entiendo que no sean la literatura de viajes placentera a la que estamos acostumbrados, pero después de todo, esta no es una lista de libros de viaje cualquiera. Cómpralo aquí

—–

Me interesa cuestionar nuestra manera de abordar los viajes, tanto desde la literatura, como desde el consumo y la propia experiencia. 

Por eso, te invito a que conversemos en la sección de comentarios y me cuentes qué opinas de esta lista, qué libros recomendarías agregar o ¿qué opinas de ampliar la perspectiva en narrativa de viajes?

ESCRIBE UN MENSAJE

Su dirección de correo no se hará público.